Buscar
  • Concejalía Turismo Albolote

PASEO DE LAS ESCULTURAS Y MONOLITOS (PARTE 1)

Actualizado: 21 may 2021


 

Esta primera ruta recorre un trazado urbano de 2,3 kilómetros, desde la avenida Lucilo Carvajal hasta la calle Real.


J Milena/ B. Soler/ L. Verderese/ J.A. Pérez


La pandemia del Covid y las restricciones de movilidad que ha traído consigo han dado un importante valor añadido a lo local y más cercano. Ahora recorremos más a menudo las calles y lugares donde vivimos, que, quizá, antes pasaban más desapercibidos. Desde la concejalía de Turismo queremos poner en valor una serie de recorridos urbanos y aportar algunos datos de interés que ayuden a hacer más atractivos y entretenidos esos paseos diarios. A través de sencillas rutas invitamos al caminante a adentrarse en el entramado urbano del núcleo principal de Albolote con el objetivo de descubrir las esculturas y monolitos que adornan nuestras calles y plazas y su significado.


El primer paseo que proponemos en este reportaje arranca en el bulevar de la Avenida Lucilo Carvajal, lugar de fácil aparcamiento para el visitante que viene de fuera y sobradamente conocido por los lugareños al ser el espacio tradicional de la feria del pueblo y del mercadillo de los sábados.


‘De todos los mundos posibles’


En uno de los extremos del bulevar, entre dos bloques de edificios -residencial Los Arcos- encontramos una coqueta plaza donde se levanta la escultura titulada, ‘De todos los mundos posibles’. Es obra del artista granadino César Molina Megías (1976-2014) y en ella representa el mundo tratando de romper con las diferentes barreras que impiden que sea totalmente humano. Está realizada en acero y forja de hierro y fue donada al pueblo de Albolote por Inmobiliaria Osuna, constructora del residencial. Esta escultura fue finalista de la primera edición de los premios AQA (Albolote Qué Arte) en el año 2005 y ya forma parte del legado del joven artista churrianero, fallecido prematuramente.


Rotonda del torreón


Al principio de ese mismo bulevar nos topamos con una gran rotonda ovalada que regula el tráfico de este acceso principal al núcleo urbano de Albolote y el polígono Juncaril. Componen la misma dos albercas de mármol blanco con chorros de agua que se entrecruzan y en el centro, una réplica a escala del Torreón de Albolote, principal emblema del municipio, declarado BIC y localizado en uno de los cerros de Sierra Elvira a dos leguas del casco urbano. Sobre un gran mástil ondea la bandera de Andalucía como homenaje del pueblo alboloteño a la autonomía andaluza. Una piedra con una placa recuerda al visitante la fecha de su inauguración, el 12 de enero de 2008.



Homenaje a la paz mundial


Descendemos suavemente para adentrarnos de lleno en el casco urbano del pueblo recorriendo el Paseo de Colón, una de las arterias más comerciales y concurridas del pueblo. A medio camino, en el interior del pequeño parque que encontramos a la izquierda, se localiza el ‘Monumento a la Paz Mundial’ con el que el pueblo de Albolote rinde sentido homenaje a las víctimas del holocausto nazi y a los alboloteños que perdieron la vida en los campos de concentración. Se trata de un monolito de mármol gris compuesto por varias caras en las cuales se puede leer la fecha de su inauguración, “Albolote, 16 de mayo de 1993”, y una pequeña inscripción que dice: “En memoria de las víctimas que dieron su vida por la libertad de sus pueblos, que su recuerdo y sus sacrificios perduren siempre en el pensamiento de sus vivos”. En otro de los lados aparece un triángulo con la letra ‘S’, con el que los nazis marcaban a los presos republicanos españoles en los campos de concentración. ¡Una historia sobrecogedora!



Ambroz


Encaminamos nuestros pasos hacia la otra mitad del Paseo de Colón, donde encontramos algunos de sus afamados bares de tapas, hasta llegar a la Casa de la Cultura y el Parque Guaynabo. Es en el interior de este último donde se localiza la escultura titulada ‘Ambroz’, obra de Óscar Alvariño Belinchón, fundida en bronce y ganadora de la primera edición de los premios AQA. Se trata de una composición vertical alrededor de la cual los volúmenes se empotran y ajustan con sus desplazamientos y fisuras creando una sensación de flexibilidad por sus superficies curvas.





Homenaje a la Constitución y a Prieto Moreno


Salimos del parque por la calle León Felipe y si miramos al frente ya se observa la parada final de la línea 1 del Metro y junto a ella una pequeña rotonda en cuyo centro se levanta una gran mástil con la bandera de España. Se trata del homenaje del pueblo de Albolote a la enseña nacional y a la Constitución Española. En la base del mástil hay un pequeño monolito con una placa cuya leyenda explica el motivo de este homenaje fechado el 6 de diciembre de 2013, coincidiendo con el 35o aniversario de la Carta Magna. Rodeamos el lugar y seguimos descendiendo hasta alcanzar el parque de la Avenida Reyes Católicos, a escasos 30 metros. En el interior de esta pequeña franja verde se localiza el monumento a don Manuel Prieto Moreno. Se trata de un monolito en honor a este ingeniero granadino que terminó la construcción del Canal, iniciado por Francisco Abellán, y encargado de las labores de supervisión de las obras del embalse del Cubillas. Ambas obras fueron de gran importancia para el impulso de la agricultura de regadío en nuestra localidad. Es el monolito dedicado más antiguo que tenemos en el municipio. Está fechado en el año 1963, según la leyenda en números romanos labrada en la piedra .



Lucilo Carvajal


Salimos del parque Reyes Católicos por la calle Tínar en dirección al centro del pueblo con el objetivo de llegar a la emblemática Plaza de España, sede del Ayuntamiento, en cuyo lateral se encuentra la Iglesia de la Encarnación, principal monumento del pueblo (S. XVI). En la plaza, sentada en uno de los bancos se encuentra la escultura que rinde homenaje a Francisco Carvajal Narváez, ‘Lucilo’, (Albolote 21-11-1913 - Guaynabo (Puerto Rico) 24-04-2019). Hijo Predilecto de Albolote y gran mecenas de la cultura alboloteña gracias a la fundación que lleva su nombre y que a través de un fideicomiso destina anualmente importantes cantidades económicas para el desarrollo de una ingente labor socio-cultural en la localidad desde hace más de 40 años. La escultura, inaugurada en 2010, es obra del granadino Venancio Sánchez, quien la calificó como una obra que trata de resaltar una pose natural, tranquila y al mismo tiempo melancólica y nada fría para que los alboloteños la puedan tocar y sentarse junto a ella.



El Chache


Unos metros más arriba, pasando por delante de la portada de la iglesia y ya en la calle Real, llegamos a la pequeña plaza de los Naranjos donde antaño estaba el mercado de abastos de la localidad. En uno de los fondos encontramos la escultura con la que se rinde homenaje a Antonio Alarcón, ‘El Chache’ (Albolote, 1908-1976), un simpático y extrovertido personaje muy querido y apreciado por

los alboloteños. De joven sufrió una enfermedad que le dificultó su desarrollo físico y le afectó, principalmente, a su estatura. Fue el cohetero de las fiestas durante muchos años y su figura aparece ligada a la de su inseparable burra. La escultura fue realizada en bronce por Alfonso Pérez quien donó su trabajo y por la Fundación Francisco Carvajal que aportó el material.


En este punto finaliza este primer paseo por las esculturas y monolitos de Albolote de aproximadamente 2,3 kilómetros de recorrido. A partir de aquí el visitante puede seguir callejeando a su libre albedrío por el entramado urbano del pueblo hasta volver al punto de partida o si lo prefiere, iniciar un segundo recorrido que publicaremos en esta misma sección próximamente para recorrer otros puntos de interés y esculturas que aún quedan pendientes.



Estas rutas también se pueden consultar y descargar a través de código QR en el blog de la concejalía de Turismo y en la web municipal www.albolote.org

40 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
WhatsApp Image 2021-03-23 at 13.16.04.jp